Historia de Terra Contacto Conócenos Historia Crear post

Cómo empezó todo...

El portal de Terra España fue el resultado de la unión de varios proyectos. Los más importantes eran un portal de contenidos, un buscador (Olé) y un ISP (Teleline), que a su vez incorporaba otros servicios como las páginas personales de los usuarios, el correo, las ADSL, chats, news, etc.

Adicionalmente, tambien había otros servicios de menor importancia estratégica como la plataforma de juegos, el disco duro virtual, los foros, el callejero y otros portales del grupo (Invertia, Educaterra, Rumbo, Onlae, Azeler, etc).

Tras el éxito conseguido en España, el modelo se exportó a otros paises donde obtuvo diversos resultados. A día de hoy, lo único de Terra que sigue en funcionamiento es Terra Brasil.

Estudiar la historia de Terra implica estudiar cómo se gestaron estos servicios y cómo evolucionaron hasta converger en el portal de Terra.

TSAI, TSCR y Teleline

El 14 de noviembre de 1994, Telefónica crea dentro de su grupo la empresa TSCR (Telefónica Servicios y Contenidos por la Red S.A) y en marzo de 1995, tras un acuerdo entre TSAI (Telefónica Sistemas Avanzados de Información) y Proein S.A. (los hermanos Pérez Dolset), Telefónica crea para TSCR la marca Teleline con el objetivo de comercializar "todo tipo de productos y servicios audiovisuales de ocio y entretenimiento mediante transmisión telemática" (sic).

Teleline originalmente estaba especializada en el mercado de los videojuegos, discos, libros y videos (tenía, por ejemplo, un acuerdo con El Corte Ingles para distribuir su catálogo de videojuegos). Sin embargo, poco tiempo después empezó a comercializar servicios de internet: conectividad a internet (Infovía), correo electrónico, dominios, páginas personales, chats, etc. Comercialmente era un éxito, pero carecía de portal de contenidos y tampoco tenía un buscador que indexase esos contenidos.

TSAI y TTD -que a mediados del 99 se unirían como Telefonica Data España S.A.- proporcionó a Terra la infraestructura de red y sistemas, mientras que TSCR fue la matriz de los servicios de Terra.

Ifigenia Plus

Independientemente a todos estos movimientos de Telefónica, el 7 de Febrero de 1995, Santiago de Torres crea la empresa Ifigenia Plus S.L. que se dedica al desarrollo y distribución de contenidos relacionados la educación, cultura, arte, ocio y turismo. Dos años mas tarde, Telefonica Sistemas S.A. compra el 40% de Ifigenia.

Ifigenia terminará siendo el principal proveedor de contenidos de Terra.

Teknoland

El 12 de julio de 1995, sin tener ninguna relación con Telefónica ni Ifigenia, Luis Cifuentes y David Cantolla crean la empresa Real Time Team S.L. (Teknoland) para dedicarse al diseño de webs en Internet.

La empresa comienza a crecer muy deprisa (en seis meses pasan de 2 empleados a 15) y en poco tiempo adquiere un reconocido prestigio en la prestación de servicios online y en el desarrollo de productos interactivos, servicios de asesoramiento y consultoría de marketing online así como publicidad digital. A principios de 1999, Teknoland se convierte en la empresa lider en desarrollo de webs en España.

Adicionalmente, Teknoland tiene un servicio de comercio electrónico de consumidor a consumidor (Subasta2) y una comunidad virtual (commm) que permite la interacción online entre usuarios que comparten intereses, aficiones o gustos comunes (música, arte, juegos, deportes, etc.) que incluye diferentes servicios relacionados con el comercio electrónico.

Esta integración vertical le proporcionará a Terra una posición privilegiada dentro del mundo de la generación de contenidos y servicios, ya que los contenidos ofrecidos por el resto de portales no estan tan unificados e integrados como los que ofrece Teknoland.

Olé

También en el año 1995, y de nuevo de forma totalmente aislada, Pep Vallés entra a trabajar para la Fundació Catalana per la Recerca (FCR), organismo en parte público (de la Generalitat de Catalunya), y en parte privado (participada por una serie de grandes empresas). Este organismo estaba muy interesado en la cartera de contactos de Vallés para comercializar su proveedor de acceso a internet llamado Cinet.

Por entonces, Vallés y Jose Gaspa Rovira habían empezado a desarrollar por su cuenta un motor de búsqueda e indexación de páginas web. La FCR se mostró muy interesada en el proyecto y llegaron a un acuerdo inicial por el que la FCR reconocía la paternidad del proyecto a sus creadores y la posibilidad de recuperar aquellos la propiedad del proyecto cuando estuviera terminado, a cambio de que la fundación era propietaria de los derechos de utilización. Gracias a la financiación, el equipamiento, y las instalaciones aportadas por el FCR, el 1 de enero de 1996 nació la web Olé.com cuya finalidad era permitir a los usuarios de Internet buscar páginas web en español. En marzo de 1996 el buscador ya había superado el millón de visitas.

Sin embargo, hubo mucha presión política a la Generalitat por apoyar un proyecto de contenidos en castellano y además con un nombre tan "español" como Olé. Durante el verano de 1996, Esquerra Republicana y el PSPC pidieron a Macià Alavedra, conseller de Industria, una comparecencia para ser cuestionado por este motivo. Alavedra no pudo hacer gran cosa y ordenó a la FCR que se deshiciera de Olé, vendiendoselo a Vallés y Gaspa por 200.000 pesetas. Vallés creó una nueva compañía llamada Olé (Ordenamiento de Links Especializados) y utilizó como instalaciones la guardería que tenía su madre.

El proyecto crecía y crecía, y con el objetivo de reducir costes (principalmente impuestos), Vallés creó una sociedad llamada "Odisea Holding" radicada en Bélgica y, poco después, el 12 de julio de 1996, crea en Luxemburgo "Infosearch Holding", que a partir de entonces se convertirá en la propietaria de Olé. En ella participan Odisea Holding y el financiero suizo Thierry Kern.

En pocos meses, Olé se convierte en el portal de contenidos en español más importante. Además del buscador, también ofrecen correo electrónico gratuito (gracias a la empresa MixMail) y servicio de chat.

Es en este momento cuando entra en escena Martín Velasco, consejero de Amper a la sazón. Amper era una compañía controlada por Telefónica que inició conversaciones con Vallés para la compra de Olé. Cuando Martín Velasco se enteró de dichas conversaciones, pensó en subir la operación de nivel y sacar tajada de ello: habló con Juan Villalonga, entonces presidente de Telefónica, y le propuso que fuese la telco la que comprase Olé. Al mismo tiempo, entró en Infosearch como accionista y fue haciendo espacio en su billetera. Concretamente, casi 2.000 millones de pesetas.

Terra Networks

Llegados a primavera del año 1998, Telefonica tenía su propio ISP (Teleline), pero es muy consciente de la creciente tendencia del mercado en ofrecer contenido online, y observa como otros gigantes (como AOL) se están comiendo un pastel en el que Telefónica aún no podía competir. Sin más tiempo que perder, Telefónica crea la empresa Telefónica Interactiva y la dota con un presupuesto de 1.500 millones de pesetas para desarrollar su propio portal de contenidos utilizando la infraestructura existente en su ISP Teleline.

En abril, el equipo de Telefónica Interactiva apenas llegaba a una docena de personas en plantilla, y en muy poco tiempo contrató más de 40 perfiles de los proyectos mencionados y de otros proyectos (sobre todo proveedors de contenidos como IDG, Lanetro, CincoDias, etc). A finales de 1998 el equipo contaba con mas de cien personas.

Cedamos ahora la palabra a dos personas del área de contenidos que vivieron este momento de primera mano:

En primer lugar, el testimonio de Miguel ángel Díez Ferreira (quien venía de Grupo IDG).

Me sumé a un grupo único e irrepetible, liderado por Antonio Sáez, entonces administrador único de Teleline e impulsor del proyecto; Isidoro Fernández, director general; el propio Álvaro Ibáñez (IDG) como director de contenidos y Jaime de Yraolagoitia como subdirector. Entre los jefes de área estaban otros fichajes como Rosalía Lloret, que venía de 5 Días, Carlos Pérez, director de Macworld, Rafael Casado, allí se creó lo que luego sería Invertia; Antonio Gutiérrez y José Luis Robles, de Teknoland; en la parte de arte y diseño, Jaime Tabeada, de IDG; Víctor Fuente, de Telépolis y Jaime Agudo de LaNetro para el equipo técnico... El equipo que se formó entre la gente que ya había en Teleline y los fichajes rondaba las 50 personas y era realmente de primerísimo nivel para la época. Antonio Sáez tenía las ideas claras y el apoyo y el dinero de Telefónica para crear el AOL hispano y se rodeó del que probablemente era el mejor equipo posible en aquel momento.

Y en segundo lugar, el de Juanjo Amorín, quien terminaría siendo el director de contenidos de Terra:

Corría el verano de 1998 y un grupo de chavales que habíamos estrenado los "tuenti años" convivíamos con otros que superaban los treinta y tantos y llevaban camisas de manga corta a rayas con bolsillo para meter el boli bic cristal. Eran los pasillos de la sede de una empresa llamada Telefónica Servicios y Contenidos por la Red. Los primeros veníamos a crear productos, servicios y contenidos digitales. Nos habíamos caído de la cama de la universidad la noche anterior. Los segundos eran ingenieros de la teleco que daba acceso a Internet con la marca TeleLine. El polo norte y el polo sur cruzándose miradas de desconfianza. Vigilando a estos dos batallones estaban los jefes que venían de Gran Vía 28 (entonces estaba allí la sede central de Telefónica).

El equipo de Telefónica Interactiva estudió los distintos motores de búsqueda existentes en el mercado y, tras descartar varios de ellos (entre ellos el de Olé), decidieron apostar por el buscador de Eliana y empezaron a desarrollar su propio portal basado en él. En pocos meses, el buscador ya tiene formada una gigantesca red indexada de enlaces a páginas web.

En enero de 1999 hacen un concurso interno para escoger un nombre para el portal y finalmente escogen Terra, nombre propuesto por álvaro Ibáñez. Sin embargo, el dominio terra.es pertenecía a una ONG ecologista catalana (Fundació Terra), pero gracias a los contactos de Vallés, Telefónica llegó a un acuerdo con la ONG por el cuál Telefónica compraba el dominio terra.org y lo intercambiaba con la ONG por el dominio terra.es y una suma de dinero. A día de hoy, el dominio terra.org sigue perteneciendo a la misma ONG.

El logo final de los recuadros de colores fue diseñado por la agencia Future Branding. Ya estaba todo preparado para el lanzamiento comercial, fijado a mediados de marzo, ¡y la expectación era máxima!

Sin embargo, el 5 de marzo de 1999, tan sólo dos semanas antes del lanzamiento comercial del portal Terra, Telefónica decide abandonar el portal y compra la empresa Olé para fusionarla con calzador dentro de Telefónica Interactiva. La versión oficial dice que esta compra se debió a que los responsables del proyecto vieron que Olé era un competidor muy fuerte y en lugar de arriesgarse proponiendo un producto hecho desde cero, prefirieron adquirir Olé (y de paso su base de clientes), aunque muchas versiones apuntan a acuerdos políticos entre Juan Villalonga y Pep Vallés.

Esta operación desató un caso judicial en el que Villalonga quedó señalado como culpable de haber utilizado información privilegiada en una operación que convirtió en millonarios a varios de los implicados, especialmente a Martín Velasco. La investigación se prolongó durante años y salpicó también a la Fundació, ya que su director, Josep Antoni Plana Castellví, fue acusado de apropiación indebida por haber malvendido el portal que se gestó con dinero público al considerar que lo hizo con la autorización de la Generalitat Catalana. Así y todo, el fiscal sí matizó que la venta fue "irregular, escasamente documentada e incorrectamente contabilizada", además de que el permiso del patronato de la FCR fue otorgado de forma verbal, y no de manera formal. La operación de venta a Telefónica sí fue investigada por delito fiscal y los implicados fueron imputados. El caso acabó siendo archivado.

Internamente, esta operación también supuso el inicio de una serie de enfrentamientos entre el equipo de Antonio Sáez (Telefónica Interactiva) y el de Pep Vallés (Olé). Obviamente, la drástica decisión de Telefónica de comprar el buscador de Olé y cancelar su propio desarrollo, generó un gran descontento en el equipo de Telefónica Interactiva. Finalmente, en mayo de 1999 Antonio Sáez abandonó Telefónica para irse a Jazztel y convenció a Martin Varsavsky de la viabilidad del proyecto, por lo que terminó fichando prácticamente a todo el equipo que tenía en Teleline y lanzó con Jazztel su portal con el nombre JIF (Jazztel Internet Factory), que luego fue renombrado como Ya.com.

Finalmente, el 17 de marzo se lanza al público el portal de Terra basado en el de Olé, frustrando todo el trabajo del equipo de Telefónica Interactiva durante un año. Telefónica no escatimó en gastos y el lanzamiento comercial se celebró por todo lo alto simultáneamente en putos emblemáticos de las principales capitales españolas: Madrid (Edificio España de la Plaza de España), Barcelona (Edificio de Telefónica de la Plaza de Cataluña), Valencia (Edificio de Telefónica de la Plaza del Ayuntamiento), Sevilla (Edificio de Telefónica de la Plaza del Ayuntamiento). El despliegue mediático fue inmenso: proyecciones audiovisuales sobre los edificios cubiertos de telas de colores, fuegos artificiales, politicos y celebridades, entrevistas en directo por TV, etc.

A mediados de junio de 1999, Telefónica Interactiva compra la empresa "Real Time Team S.L." (Teknoland) para realizar el diseño de las distintas secciones del portal, sobre todo la parte multimedia. El equipo de contenidos venia en su mayoría de Teknoland y estaban en el edificio de Nuñez de Balboa, mientras que la administración estaba en el edificio de Atica en Pozuelo.

Tanto las infraestructuras como el equipo técnico se encontraban en el edificio de Telefónica de Julian Camarillo, 6 (que era donde estaba TSAI). A título anecdótico, el PC de Juán Hernández Orea era el backup de la web por si el servidor principal (TeleWeb) se caía. Tecnológicamente era todo bastante primitivo y se tuvo que montar todo muy deprisa. Aún no teníamos balanceadores, ni caches, ni filers... De hecho, cuando desplegamos los servicios multimedia, no había sitio en nuestro CPD y tuvimos que alojarlos en el CPD de OSI (Julian Camarillo 8).

El crecimiento de la plataforma fue tan vertiginoso que apenas nos daba tiempo a redimensionar adecuadamente la infraestructura. En pocos meses el CPD de Julian Camarillo 6 se quedo pequeño, y el director del área de tecnología (Isidoro) decidió mudar el CPD de Terra y el equipo de Operación al edificio Parquesol, en Pozuelo, donde también estaba el equipo de desarrollo. Probablemente fue una de sus últimas decisiones antes de dejar Telefónica para irse a Jazztel.

Paralelamente al desarrollo del portal de Terra, por esa época Telefonica Data estaba planificando el despliegue de las nuevas conexiones banda ancha por ADSL. Hasta ese momento, Telefónica sólo tenía una Red IP (heredera de Ibernet), que es donde estaban conectados todos los servicios de TSAI, así que los usuarios se conectaban por modem a Teleline que estaba conectada a Red-IP (que poco después paso a llamarse Red-Uno). Al ver que la Red-IP se quedaba corta para Terra y para las ADSLs, Telefónica I+D diseñó una nueva red para Telefónica Data, llamada NURIA (Nueva Red IP Avanzada), originalmente pensada para Terra.

Sin embargo, para cuando ya habían desplegado NURIA en producción, Internet habia cambiado mucho (el crecimiento entre 1998 y 2000 fue increible) y vieron que la escalabilidad de su nueva red NURIA era muy limitada y no podrían satisfacer las necesidades emergentes tras la irrupción de las conexiones de banda-ancha (sobre todo servicios multimedia). Unido a otra serie de problemas administrativos (la Red-IP pertenecía a Telefonica de España, mientras que NURIA pertenecía a Telefonica Data, cosa que financieramente no le interesaba a Telefonica de España), Telefónica de España decidió diseñar una nueva red propia llamada Red IP de Multiple Acceso (RIMA) con las funcionalidades más avanzadas del momento y con gran escalabilidad. De hecho, RIMA fue la principal red de tránsito de Telefónica durante los próximos 15 años.

El 17 de noviembre de 1999 Terra entra en la bolsa de mercados con un precio de 11,81 euros la acción y cerró ese mismo día a 37 euros, lo que supuso un avance del 184,61%. Era la primera empresa española de Internet que salía a la Bolsa española. Dada la alta demanda de acciones fue necesario hacer un sorteo para establecer los inversores que tenían derecho a comprar un máximo de 25 acciones. Tres meses despues, alcanza su cotización máxima de 157,6 euros. En apenas tres meses se había revalorizado más de un 1.000%, con subidas diarias del 10% o del 20%, gracias a la conocida burbuja de las puntocom. Un potencial que llevó a Terra entrar en el Ibex y en el indice NASDAQ en diciembre de 1999.

A partir de febrero del 2000, empieza el declive de Terra (arrastrado por la crisis de las puntocom). Es difícil comprender como una empresa al estilo de Terra, que no era más que una filial de Telefónica, pudiese valer tanto. Incluso superó en capitalización -38.000 millones de euros fue su valor máximo- a otras compañías como Repsol. El caso sorprende todavía más cuando tenemos en cuenta que los ingresos de Terra no llegaban a los 300 millones de euros al año.

Tras varias operaciones para obtener liquidez e intentar aguantar, Terra se hunde económicamente y en julio de 2005 es finalmente absorbida por Telefónica, por lo que deja de cotizar en bolsa. Su último precio se fijó en 3,04 euros, bastante alejado de los 157,65 euros por acción que llegó a poseer en febrero del 2000.

Una vez adquirida por Telefónica, poco a poco va siendo desmantelada, integrándose sus servicios, clientes y personal entre los propios de Telefónica y dejándonos a todos una dura lección y un montón de recuerdos.


Cronología: